Justificación del título


Las complejas interacciones de toda índole que el trabajo plantea en las sociedades contemporáneas no pueden ser comprendidas sin un bagaje conceptual amplio. De este modo, en el Grado que se propone se plantea un acercamiento multidisciplinar al Empleo y a las Relaciones de Trabajo, que constituyen, así, el objeto de estudio desde la Economía, la Historia, la Organización de empresas, la Sociología, la Ciencia Política o el Derecho. Se da cumplimiento con ello a las exigencias normativas del nuevo RD regulador de los Estudios Universitarios (RD 1393/2007, de 29 de octubre), que pone el acento en la transversalidad y la multidisciplinariedad de los Grados.

 
En España, tradicionalmente, los profesionales mas directamente implicados en las tareas de dirección, administración y gestión de todo tipo de relaciones de trabajo, ya desde una perspectiva pública, ya desde una perspectiva empresarial o privada, han sido formados universitariamente por medio, sobre todo de la Diplomatura de Relaciones Laborales, complementada últimamente con el segundo ciclo de Ciencias del Trabajo, aunque también podían provenir de la Licenciatura de Derecho, de Sociología y Ciencias Políticas, de Psicología o de Administración y Dirección de Empresas. La insuficiencia de todos estos estudios para proveer a la sociedad de tan importantes profesionales como son los que se ocupan de la dirección y gestión de nuestras “vidas profesionales y laborales”, se venía poniendo de manifiesto a través de la exigencia de nuevos perfiles profesionales por parte del tejido empresarial privado y, también, de la Administración e Instituciones públicas.

 
En este sentido, se puede poner de manifiesto la evolución que en nuestro país han seguido los estudios de Relaciones Laborales y Ciencias del Trabajo, con la finalidad de evidenciar las principales líneas seguidas hasta ahora. Nuestro país puede considerarse pionero en el estudio y la enseñanza universitaria de las Relaciones Laborales. El origen histórico de los estudios superiores de relaciones laborales se encuentra en la Sección de Cultura y Acción Social del Instituto de Reformas Sociales, cuya función básica de primer orden fue el establecimiento y desarrollo de la legislación social, laboral y de protección en España y donde se tomó la iniciativa de crear la Escuela Social de Madrid de 1925. En este momento histórico, la década de los 20, el objeto material de estos estudios, la legislación laboral y la organización del trabajo, se encontraban todavía en una primera fase de su desarrollo; como también lo estaban las disciplinas que se ocupaban de su estudio.

 
A partir de aquel momento, estos estudios han experimentando numerosas transformaciones en sus casi 80 años de existencia. Diversos planes de estudios han ido marcando su evolución, a lo largo de la cual se observa, como denominador común, el deseo de adaptarse a las nuevas circunstancias que se iban sucediendo en el mundo del trabajo. El cambio más importante se sitúa a partir del RD 1429/1990, de 26 de octubre que estableció el título oficial de Diplomado en Relaciones Laborales, sustituyendo al anterior titulo de graduado social diplomado.

 
Dicha reforma ya planteaba un acercamiento multidisciplinar al empleo y a las relaciones de trabajo, sin embargo, la necesidad de dar un contenido adecuado a los nuevos perfiles y cambios sustantivos que se han ido produciendo en el mundo del trabajo, situaron a estos estudios ante una nueva necesidad derivada de las limitaciones objetivas que la Diplomatura presentaba para atender en su complejidad las nuevas demandas sociales en este ámbito de actuación profesional. La Universidad de Castilla la Mancha, a través de la Escuela Universitaria de Relaciones Laborales de Albacete, dio respuesta temprana a estas nuevas exigencias, incluyendo en su catálogo de títulos el de Diplomado en Relaciones Laborales a partir del curso 1992/1993.

Por su parte, la Facultad de Ciencias Sociales de Cuenca está en condiciones de asumir esta misión formativa, tal y como lo demuestran loa años dedicados a la docencia ya  la investigación en esta disciplina. Es preciso recodar, que ya en 1967 se fundó el Seminario de Estudios Sociales de Cuenca, en ese tiempo dependiente del Ministerio de Trabajo que, posteriormente, se traslada al Patronato de Estudios Profesionales y Humanitarios de la Diputación de Cuenca.

También en el campus de Ciudad Real se inician los estudios de Graduado Social dependiente de la Escuela Social de Madrid en el curso académico 1987/1988, para posteriormente, reconducirse dichos estudios como Centro adscrito a la Universidad de Castilla la Mancha a través del Patronato de Relaciones Laborales de la Diputación de Ciudad Real. Y, finalmente, en el año 1998 se lleva a cabo la integración del Título de Relaciones Laborales en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Castilla la Mancha.


El diseño del nuevo Grado en Relaciones Laborales y Desarrollo de Recursos Humanos, pretende dar respuesta a los problemas aludidos. Para ello, aprovechando la experiencia dilatada de los estudios de Relaciones Laborales, se pretende en la línea de una nueva regulación jurídica de los estudios de Grado, dotar al egresado de una formación al tiempo generalista y ambiciosa, centrada en gran parte en la comprensión de los aspectos de organización y funcionamiento de la empresa, en la que necesariamente se inserta la gestión clave de Recursos Humanos, pero ampliada también a la comprensión del trabajo en sus dimensiones social y psicológica, histórica, jurídica y económica. De este modo, el Grado pone también su punto de mira en el ámbito de la protección social y del sistema de seguridad social, el asesoramiento en materia de relaciones laborales y la defensa jurídica de los intereses de las personas físicas o jurídicas que son parte de este sistema es otro de los grandes objetivos de los conocimientos que quiere transmitir el presente título de Grado. La prestación de servicios públicos y en concreto las administraciones de empleo, seguridad social y laboral, son también potenciales áreas de desarrollo de esta titulación. Una parte de la oferta de optativas pretende, en gran medida, cubrir las necesidades formativas de aquellos alumnos cuya aspiración profesional se encamine más a la gestión de empleo y a la intervención en las relaciones laborales desde una perspectiva de la acción asistencial en especial respecto de colectivos concretos, como los inmigrantes, personas dependientes o discapacitados.

 
Desde el punto de vista profesional, la dirección de recursos humanos y gestión de personal es la salida principal del egresado en este Grado, sin embargo, no pueden dejar de considerarse otras posibles salidas, como la intervención en el mercado de trabajo, la intermediación en el empleo, el asesoramiento técnico en el sector de la economía social, el asesoramiento socio-laboral a PYMES y personas físicas, la actuación en el seno de sindicatos, asociaciones profesionales, la intervención especializada en materia de prevención de riesgos, o en fin, mediadores laborales en la resolución de conflictos, todas ellas constituyen salidas profesionales de gran magnitud económica y relevancia social.


Finalmente, la titulación de Relaciones Laborales es un referente en todas y cada una de las Universidades españolas, siendo difícil encontrar una Universidad donde no se oferte. En este sentido, teniendo en cuenta la matrícula de los últimos cursos académicos en nuestros Centros, podemos afirmar que la demanda ha sido suficiente aún con el descenso que, por cuestiones básicamente demográficas, ha sufrido en general la Universidad española.